miércoles , junio 29 2022
Inicio / Opinión / CRÓNICA POLÍTICA: ¿Y de qué platicaron Eviel, Alejandro Murat y Villacaña? *.- El miedo no anda en burro

CRÓNICA POLÍTICA: ¿Y de qué platicaron Eviel, Alejandro Murat y Villacaña? *.- El miedo no anda en burro

Rosy RAMALES

La política produce cosas insólitas, como, por ejemplo, la reunión pública (de abrazo, beso y apapacho) entre rivales en aspiraciones.

Ocurrió este miércoles, en glamuroso restaurante, localizado en la más exclusiva zona residencial de la capital oaxaqueña, se reunieron a comer tres de los aspirantes a la candidatura del PRI a la gubernatura de Oaxaca: Eviel Pérez Magaña, Alejandro Murat Hinojosa y Javier Villacaña Jiménez.opinion

Quién lo diría. Apenas unas semanas atrás, el audio-escándalo habría tensado más la relación entre “El Tiburón”…, perdón, entre Eviel y el mexiquense; éste hijo de sangre de José Murat Casab y aquél, hijo putativo de Ulises Ruiz Ortiz; dos ex gobernadores rivales acérrimos que añoran su poderío en el Ejecutivo de Oaxaca. ¡Dieron permiso a sus querubines de compartir el pan y la sal! ¿O se les salieron del huacal?

Bueno, los ex mandatarios saben que si el PRI pierde la próxima elección de gobernador de Oaxaca, perderán la oportunidad de por lo menos repartirse las posiciones de gobierno y de negociar senadurías y diputaciones federales, además de infiltrase en el equipo de campaña de quien resulte el candidato priista a la Presidencia de México, ofreciendo sus mejores oficios.

(Paréntesis: Por cierto, en los corrillos políticos cuentan que un oaxaqueño ya se puso a las atentas ordenes de Aurelio Nuño como puente con la prensa nacional).

En fin, Eviel Pérez, Alejandro Murat y Javier Villacaña se reunieron a comer, además de sapos, carnes asadas etilo argentino; brindaron con tequila y degustaron deliciosos y abundantes postres así como para endulzar cualquier sabor amargo (añejo o derivado del encuentro).

¿De qué platicaron Eviel, Alejandro y Javier? Evidentemente, de la sucesión gubernamental, no del Estado de México, sino de Oaxaca. Y, por supuesto, de la candidatura del PRI. El tema central fue la unidad priista, pues divididos irían a la derrota segura como en el 2010, donde, además, prevalecía el hartazgo ciudadano hacia la forma de gobernar de los ex gobernadores, sobre todo de los dos últimos.

Eso según nos platicó un comensal coyuntural que paró la oreja desde su mesa para escuchar la conversación entre aquellos aspirantes priistas. ¿O el comensal miente? Lo que sí, es real la foto que ayer dio la vuelta en las redes sociales, donde los tres aspirantes posan muy sonrientes y casi transpirando amor recíproco. Ja. La pura verdad.

Eviel Pérez, Alejandro Murat y Javier Villacaña entre tequilitas y postre hablaron de estar muy conscientes de que la candidatura a gobernador la decidirá el Comité Ejecutivo Nacional del PRI y necesitan dar muestras de unidad. Claro, porque el jefe político del priismo nacional, Enrique Peña Nieto, ya ha dado muestras de tomar decisiones electorales con toda frialdad y cálculo. O sea, no andará jugando ni consintiendo berrinches de aspirantes. ¿O sí?

Y miren que unidos, los priistas sí ganan, salvo que postulen a la gubernatura a la persona equivocada, sin coincidencias internas y ni externas.

¿Y QUIÉN LOS JUNTÓ?

Sí, ¿quien consiguió reunir a Eviel Pérez Magaña y a Alejandro Murat Hinojosa? Es evidente: Javier Villacaña Jiménez, munícipe de la capital oaxaqueña y un buen cuadro priista con casi todos los merecimientos como para convertirse en el candidato a gobernador de Oaxaca.

Tiene una cualidad sobre todo: Reúne el mayor número de coincidencias con todos y todas las aspirantes a la candidatura del PRI a gobernador de Oaxaca. Sin embargo, parece como si su preocupación fuera conciliar entre Alejandro Murat y Eviel Pérez. ¿O no?

¿LOS EXCLUYERON?

En la comida de aspirantes priistas a la sucesión oaxaqueña, solamente estuvieron tres. ¿Y los demás?: Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, Samuel Gurrión Matías, Mariana Benítez Tuburcio y Narcedalia Ramírez Pineda. ¿Los invitaron?

Dicen que la comida del miércoles pasado fue algo imprevisto… bueno, imprevisto en la fecha porque ya estaba apalabrada. Alguno de los aspirantes se hacía del rogar y de pronto entendió que los priistas necesitaban proyectar una imagen de unidad, cuando días antes todos los aspirantes perredistas aparecieron juntos y sonrientes, aunque haya sido solamente para efectos mediáticos.

Pero de esa comida derivó el acuerdo de realizar un próximo encuentro con la concurrencia de todas y de todos los aspirantes a la candidatura del PRI a la gubernatura de Oaxaca. ¿Será? ¿O nada más lo dicen para no herir susceptibilidades?; en cuyo caso la unidad es espejismo.

Por cierto, a la comida del miércoles llegó José Antonio Hernández Fraguas, también aspirante a la sucesión y ex representante del PRI ante el Consejo General del INE, a quien citaron una hora después.

EL MIEDO NO ANDA EN BURRO….

Dice la vox populi: “Piensa mal y acertarás”.

¿No será que la comida de unidad entre Alejandro Murat, Eviel Pérez y Javier Villacaña, la motivó el acuerdo aprobado por el Consejo Político Nacional del PRI de abrir el partido a los simpatizantes para la selección de los candidatos a gobernador en las entidades donde el próximo año habrá elecciones?

En cuyo caso, “el miedo no anda en burro”. Y hasta se sacaron de la manga el pie de la foto de la comida: “Trabajando por la grandeza de Oaxaca”.

**

Revisar tambien

LA X EN LA FRENTE: IMPARTICIÓN DE JUSTICIA Y GOBERNABILIDAD

Por Moisés MOLINA Hoy en el Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca refrendamos la vocación ...

A %d blogueros les gusta esto: