viernes , mayo 20 2022
Inicio / Destacadas / Recuerdan CLX Aniversario Batalla de Puebla

Recuerdan CLX Aniversario Batalla de Puebla

‘Vuestros enemigos son los primeros soldados del mundo; pero vosotros sois los primeros hijos de México’.

Con acto cívico y la interpretación de la armoniosa y nostálgica ‘canción mixteca’ composición e inspiración del maestro huajuapense don José López Alavés; el Ayuntamiento del Municipio de la Heroica Ciudad de Huajuapan de León, en coordinación con la dirección de la Escuela Preparatoria número 3, dependiente de la Universidad Autónoma ‘Benito Juárez’ de Oaxaca (UABJO), recordaron la mañana de este viernes 5, el número CLX de gesta Heroica de ‘Batalla de Puebla’.

El escenario idóneo para conmemorar la extraordinaria y heroica ‘Batalla de Puebla’ ocurrida el 5 de mayo de 1862, en suelo del vecino Estado de Puebla; fue la plaza de ‘Libre Expresión’ del Parque Independencia de esta ciudad mixteca, con la participación de los concejales, directores, jefes de áreas, así de corporaciones de Protección Civil y de bomberos y demás personal del Ayuntamiento; además con asistencia del cronista municipal, licenciado Santiago I. Santiago Barragán,

El discurso oficial estuvo a cargo del licenciado en Derecho Omar Estrada Ortiz, catedrático de la Escuela Preparatoria número 3, dependiente de la UABJO; quien se pronunció porque las acciones heroicas ocurridas en suelo mexicano, sirva de ejemplo tanto para funcionarios públicos y de compromisos de la sociedad mexicana: ‘…que ese ejemplo de compromiso nos sirva a todos, que sea tomado por todos desde la trinchera que nos toque estar, llámese docentes, estudiantes, directores, funcionarios, padres o madres de familia, trabajadores…’ expuso.

                                  RESEÑA HISTÓRICA

Estrada Ortiz, reseñó que, las primeras horas del 5 de mayo de 1862, el general Ignacio Zaragoza, con lucidez tranquila y montado sobre su caballo, arengó a sus tropas: ‘Soldados, hoy vais a pelear por la Patria y yo os prometo que en la presente jornada conquistareis un día de gloria. Vuestros enemigos son los primeros soldados del mundo; pero vosotros sois los primeros hijos de México. Soldados, leo en vuestras frentes la victoria y la fe. Lo que habrá de ocurrir después será un día de orgullo para nuestra Patria’.

La historia de nuestra Patria es por sí misma extraordinaria, la manera en cómo se han entretejido los hilos para darle forma a nuestra Nación, es algo Sui Generis, acotó el catedrático preparatoriano.

Al tiempo, puntualizó el orador: ‘para febrero de 1862, y tras el excelente trabajo de Manuel Doblado, ministro del interior  y exterior del gobierno de Juárez, se firman los Tratados de La Soledad; con ello queda desactivada la triple alianzas; Inglaterra y España aceptan los términos del gobierno de Juárez para suspender el pago de la deuda, por lo que pronto se retiran de México, pero Francia decide no participar de dicho tratado y se queda, su permanencia ya es una franca declaratoria de intervención militar extranjera y por lo tanto una causa de declaratoria de guerra.

Francia tiene otros planes. La Francia imperialista de Napoleón III, ve a México como un excelente lugar para establecer una colonia y extender su imperio. En tanto, Juárez -prosigue el orador- ordena que se forme el llamado Ejército de Oriente cuya, misión será detener el avance francés que tarde o temprano iniciaría. Este ejército establecería su cuartel en Puebla, paso obligado de los invasores franceses para llegar a la capital del País, resaltó.

Para finales de abril de 1862 los ejércitos mexicano y francés se enfrentan por primera vez. El sitio de la batalla será en las cumbres de Acultzingo. El resultado será adverso; el ejército mexicano se tiene que retirar, todo se habrá de decidir en Puebla. El cuatro de mayo de 1862, las tropas francesas llegan a Amozoc y ahí establecen su campamento. La confrontación es inminente.

Llega el 5 de mayo; el escenario de la batalla será a las faldas de los cerros de Loreto y Guadalupe, cerros en donde existen dos fuertes militares y desde donde se darán las órdenes para defender la ciudad de Puebla. El general Ignacio Zaragoza y su ejército de Oriente esperan a los casi seis mil soldados franceses, subraya Estrada Ortiz.

Consecuentemente, cuando son poco más de las nueve de la mañana las tropas francesas se ven a lo lejos, pero a las 11:15 horas se dispara un cañonazo desde el cerro de Guadalupe anunciando con ello el inicio de hostilidades, la moneda está en el aire, la soberbia y la arrogancia se deja ver; han decidido atacar de frente a los fuertes de Loreto y Guadalupe, es obvio que creen tener todo para ganar. El ejército francés presenta su artillería y ataca por 40 minutos, sus cañones, ubicados a dos kilómetros de los fuertes, nunca dan en el blanco.

Tras el fracaso de su artillería, vendría el enfrentamiento de tropas, el enfrentamiento cuerpo a cuerpo. El primer ataque es recibido por el cuerpo de fusilería del general Negrete, el enfrentamiento toma de sorpresa a los franceses por sorpresa; con el paso de los minutos el ejército francés rompe filas, se ha desorganizado y se ven obligados a retroceder.

Se organiza un segundo ataque francés; es prácticamente medio día, los soldados de élite, los Suavos, reaparecen; en esta ocasión el ejército francés llega metros de los muros de los fuertes y la batalla es cuerpo a cuerpo, a bayoneta calada, pero son nuevamente rechazados y obligados a retroceder. Vendrá el tercer y último ataque, para este momento los enfrentamientos ya son en las loberas de los fuertes, las balas de los cañones mexicanos son utilizadas como piedras para defender el fuerte, artillería de mano. En tanto, la caballería mexicana, al mando del general Porfirio Díaz, hace un ataque lateral y el ejército francés nuevamente pierde orden y su espíritu de cuerpo se desvanece, son obligados a retroceder. El general Díaz, remata la retirada de los franceses y prácticamente la batalla esta consumada.

A las 5:49 de la tarde, así consta en los archivos históricos de la nación, el general Miguel Blanco, ministro de Guerra del gobierno de Juárez, recibe de parte del general Zaragoza un telegrama que reza: ‘Las armas del supremo gobierno se han cubierto de gloria…el enemigo fue rechazado tres veces. Sírvase usted dar cuenta de este parte al ciudadano presidente’.

        EJEMPLO Y EXHORTACION A PONER EN PRACTICA TALES VIVENCIAS

La historia, sostiene el orador Estrada Ortiz, es así de intensa, es así de vibrante; pero una historia que no se reflexiona no sirve de mucho o nada; una historia que no se entiende o comprende es estéril. La historia debe ser una fuente de experiencias y de consejos que alimenten el presente para construir un mejor futuro, argumentó el catedrático preparatoriano.

Estamos obligados a tomar las experiencias y vivencias que nos deja la batalla de Puebla, dijo.

‘Zaragoza, hoy llamado ‘Benemérito de la Patria en grado Heroico’, por si solo mostró, el alto compromiso que tenía con nuestra patria, antepuso su situación familiar, para cumplir con el llamado de responsabilidad que como militar tenía; pues bien, que sirva de ejemplo, que sea ese mismo nivel de compromiso, nos sirva de compromiso el que adquieran todos los funcionarios públicos que desde cualquier instancia de gobierno ejercen el poder público; que ese ejemplo de compromiso nos sirva a todos, que sea tomado por todos desde la trinchera que nos toque estar, llámese docentes, estudiantes, directores, funcionarios, padres o madres de familia, trabajadores’, señalo.

Ignacio Zaragoza y Miguel Negrete nos enseñaron que las diferencias en la forma de pensar se pueden superar y que se puede poner por encima de ello el interés del bienestar nacional; ellos pudieron superar su confrontación ideológica. En nuestro presente, exhortó Estrada Ortiz, la confrontación no debe ser entre nosotros, la confrontación debe ser con la pobreza, con la deserción escolar, con la violación de los derechos humanos, con todo aquello que atenta contra los valores mínimos de la conducta social y que socavan la buena convivencia social.

Que el recuerdo y homenaje que hoy se brinda a los héroes de la batalla del 5 de mayo de 1862 sirvan de guía a todos los mexicanos; que sus nombres no sean solo nombres de calles, de escuelas, de bibliotecas, de auditorios; sino sinónimos y ejemplos vivos de entrega y compromiso, concluyó el abogado y catedrático preparatoriano Omar Estrada Ortiz.

Revisar tambien

Por el delito de asalto y privación ilegal de la libertad, logramos vincular a proceso a dos probables responsables; hecho cometido en la región de la Cuenca

Comunicado Tras cuatro años prófugos, elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) aprehendieron el ...

A %d blogueros les gusta esto: