lunes , mayo 25 2020
Inicio / Destacadas / Que se ‘moche’ la burocracia dorada con el 50% de su sueldo para crisis laboral por coronavirus.

Que se ‘moche’ la burocracia dorada con el 50% de su sueldo para crisis laboral por coronavirus.


Opinión por Rosy Ramales

Quizá los ricos pueden darse el lujo de quedarse en casa sin la preocupación de saberse sin nada qué comer al día siguiente, o sin la angustia de ver su changarro inmerso en el riesgo de la quiebra debido a la cuarentena para contener la propagación del coronavirus.

Quizá les preocupe la caída de la Bolsa de Valores y del precio del Petróleo, pero no el sostenimiento de una nómina laboral por más de dos o cuatro semanas consecutivas sin ingresos por cierre forzoso temporal mientras pasan las etapas de contagio de COVID-19.

Aunque hay ricos voraces como Ricardo Salinas Pliego, parte del Grupo Salinas dueño del Banco Azteca, el cual pidió a sus clientes adelantar uno o dos pagos semanales para garantizar los beneficios crediticios. O sea, ¿o pagan o asumirán las consecuencias de mora y pago de intereses?

Tampoco nada preocupa a la burocracia dorada, aquella incrustada en los Poderes de la Unión y de las entidades federativas, así como la municipal: Presidente de la República, diputados federales, senadores, gobernadores, diputados locales, presidentes municipales y demás concejales; ministros, magistrados, jueces.

En la clasificación de burocracia dorada también se puede ubicar a la estructura de primer nivel de los partidos políticos nacionales y locales, en los distintos niveles de sus comités.

En el primer caso tienen asegurado un sueldo en el Presupuesto de Egresos respectivo, y en segundo caso, vía financiamiento público constitucional y puntual.

Tal vez solamente les genere intranquilidad el lugar en que se ubican en el ánimo de los electores dada la proximidad del inicio del proceso electoral (en septiembre) para las elecciones concurrentes 2021, las cuales serán las más grandes en la historia del país.

Unas elecciones donde estará en juego el control de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión; el dique o la llave al poder omnímodo.

Ahí la explicación a diversas acciones y actitudes de quienes integran la llamada “Cuarta Transformación” del país en medio de la pandemia de coronavirus.

En la clasificación de burocracia dorada también entran las personas incrustadas en organismos autónomos y paraestatales. Por ejemplo: Las universidades públicas, el INE, los OPLES, el Banco de México, Liconsa, Comisión Federal de Electricidad, etc.

Incluso, los maestros sindicalizados.

Todos cobrarán su sueldo, ingreso, remuneración mensual, de forma puntual y completa.

La burocracia dorada no resentirá el impacto económico.

En cambio, sí lo resentirán los trabajadores del sector productivo a pequeña y mediana escala, en los mismos niveles el comercio establecido, los vendedores ambulantes, las personas que viven al día; todos suman la mayoría en México.

Sin embargo, nadie de la burocracia dorada ha dicho ‘aquí está mi aportación; la mitad de mi sueldo’ de uno a seis meses, lo que dure la emergencia sanitaria o el impacto económico de la misma.

Eso sí, cual más se rasga las vestiduras por los más pobres. Y tampoco bastan las medidas anunciadas por el Infonavit o el IMSS para favorecer sobre todo a trabajadores afectados por COVID-19 o sus efectos, según el caso.

Claro, habrá quien opine que una aportación del 50% del sueldo o de la remuneración de los miembros de la burocracia dorada no soluciona el problema. Y tienen razón. Sin embargo, ayudaría porque de poquito en poquito puede sumarse una gran bolsa de dinero.

Una gran bolsa para apoyar de manera directa a las personas desempleadas (como consecuencia de la pandemia o no) o a trabajadores cuyo sueldo se haya visto reducido o hayan sido dados de baja de manera temporal; también para apoyar a los pequeños comerciantes y al sector productivo en pequeña y mediana escala.

Ya decíamos ayer, según el sitio web de la Cámara Baja, los diputados federales tienen una dieta mensual neta de 74 mil 548 pesos con 34 centavos; además reciben 45 mil 786 pesos al mes por Asistencia Legislativa y 28 mil 772 por Atención Ciudadana.

Y ahora agregamos: 

Los senadores (según el manual respectivo) tienen un ingreso de alrededor de 104 mil pesos al mes; un Seguro de Vida Institucional de 40 meses de dieta bruta, y a fin de año tendrán una gratificación de 40 días de dieta.

El Presidente de la República tiene una remuneración de alrededor de 111 mil pesos al mes; sin contar el gasto por vivir en Palacio Nacional.

Los gobernadores de las entidades federativas registran una remuneración mensual de alrededor de cien mil pesos mensuales, uno más o otros menos; aunque algunos ganan más de 200 mil pesos. Sin contar el gasto por vivir en las sedes oficiales.

El ingreso mensual de los presidentes municipales anda entre los 50 y 100 mil pesos.

Los ministros, magistrados y jueces también se despachan con la cuchara grande; lo mismo que los diputados locales.

Ahora, habría que desglosar el sueldo de los Secretarios de Estado (en el orden federal y estatal), subsecretarios y directores; funcionarios parlamentarios, consejeros y funcionarios electorales, etc. Tan solo échenle un ojito y verán el oneroso tabuladores de los servidores públicos de la Cámara Baja.

Uf, un mundo de dinero. Y puede que lo desquiten. Sin embargo, en tiempos de pandemia representa un exceso frente a aquellos que viven al día y sin trabajo.

Así que un 50% del sueldo de la burocracia dorada bien podría servir para la emergencia laboral por la pandemia.

Revisar tambien

El IMSS ofrece tratamiento preventivo a segundas fracturas que mejora la calidad ósea y funcional

Comunicado • En nuestro país de un cinco a seis por ciento de los pacientes ...

A %d blogueros les gusta esto: