lunes , abril 6 2020
Inicio / Destacadas / CRÓNICA POLÍTICA : Morena, aún de futuro muy incierto.

CRÓNICA POLÍTICA : Morena, aún de futuro muy incierto.

Opinión por Rosy Ramales.

Con su resolución de ayer, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) puso un “estate quieto” a Yeidckol Polevnsky en su pretensión de continuar como presidenta nacional de Morena, funciones que empezó a desempeñar cuando Andrés Manuel López Obrador se postuló como candidato presidencial.

Pero se trata de un “estate quieto” jurídico.

Porque políticamente quien sabe si la polémica y belicosa morenista se quede cruzada de manos. De hecho, ayer mismo hizo ruido en algunas declaraciones de prensa en el sentido de que ella “analiza impugnar” la decisión de la Sala Superior de “confirmar la validez de la convocatoria y de la sesión extraordinaria del Congreso Nacional de Morena, así como los acuerdos tomados (en el misma)”.

Quiere seguir peleando desde la trinchera jurisdiccional. Pero lás-ti-ma Mar-ga-ri-to, porque la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que El Tribunal Electoral será…la máxima autoridad jurisdiccional en la materia…” Es decir, las resoluciones del TEPJF son la última palabra, son definitivas e inatacables.

Francamente no creemos que una militante de Morena, miembro de la dirigencia nacional del partido (sigue siendo la Secretaria General), desconozca tal mandato constitucional. Por eso mismo, su pretensión de lucha vía jurídica, más bien es política usado el impacto mediático por el momento.

¿O el medio de comunicación se equivocó al poner en boca de Yeidckol el que impugnará la decisión de la Sala Superior con la cual se confirma la elección de Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente nacional de Morena con el carácter de interino? No lo creemos.   

De hecho, Polevnskyreconoció que Ramírez Cuéllar es el presidente nacional de Morena, pero consideró que con su resolución el TEPJF “está validando un conjunto de ilegalidades y atropello a los estatutos”.

Difícilmente sería lo que ella considera.

Y se vale estar enojadísima, triste, desilusionada, pero no por ello es valido descalificar al máximo órgano en materia jurisdiccional, sobre todo cuando en su sentencia demuestra que “no existieron irregularidades en la convocatoria por lo que, al registrarse el quórum para sesionar, los acuerdos tomados por el VI Congreso Nacional son válidos”.

Yeidckol Polevnsky debe resignarse a que perdió y entrar a la vida institucional de Morena no solo como partido político nacional, sino como el partido en el gobierno. ¿Lo hará? Es incierto, salvo que el líder moral, Andrés Manuel López Obrador, también la ponga quieta.

¿O fue él quien le dio cuerda para buscar la dirigencia nacional de Morena? Sería mejor creer que no; caso contrario la derrota de Yeidckol sería la derrota de AMLO. Es mejor creer que el tabasqueño dejó en libertad a los morenistas para darle institucionalidad al partido o de plano aplicarle la eutanasia ante tanta desorganización y pleito interno.

En tan solo un año y meses  –lo que desde el apabullante triunfo de Morena en el 2018— la militancia de este partido político haya demostrado su desmedida ambición del poder por el poder, desorganización absoluta y canibalismo interno.

Incluso, mucho se ha dicho que las “vacas sagradas” del morenismo esperaban con ansias la resolución de la Sala Superior del TEPJF para empezar a darle institucionalidad al partido, pero prioritariamente organización interna rumbo al proceso electoral 2020-2021 para las elecciones concurrentes más grandes de la historia del país.

¿Pero la decisión del Tribunal es la solución al lío interno?

Yeidckol sigue siendo la Secretaria General del partido y como tal sigue teniendo poder y seguidores, por lo tanto aún puede hacerle de cuadritos la vida a Ramírez Cuéllar y a Morena. Aunque quizá con dificultad porque el reciente Congreso Nacional demostró que la mayoría no está con ella.

Sin embargo, hay otra parte que sí lo está, y aunque sea minoría seguramente peleará por candidaturas, además por dirigencias estatales de Morena.

La forma de actuar del morenismo es muy, pero muy similar al perredismo  (será porque buena parte de los liderazgos provienen del PRD), y si este ADN prevalece nada bueno le espera a Morena. En la praxis los militantes (con sus honrosas excepciones) suelen hacer pactos hasta con el diablo con tal de ganar espacios por grupos de poder interno.

Y eso que son los “protagonistas del cambio verdadero”. Imagínense. En fin, quien tiene más espacios, tiene el control del partido.

Por lo tanto, nadie puede cantar victoria en este momento respecto del futuro de Morena. Habrá que ver cómo se desenvuelve la vida interna en los próximos días, las decisiones sobre los asuntos electorales (considerando que prácticamente es la víspera del proceso electoral 2020-2021) y la correlación de fuerzas con los próximos nuevos partidos políticos.

Revisar tambien

Medidas para contrarrestar COVID-19 deben ser científicas, legales, transitorias y con enfoque de Derechos Humanos.

Comunicado Ante las medidas implementadas por autoridades municipales y estatales como parte de la Emergencia ...

A %d blogueros les gusta esto: