lunes , marzo 4 2024
Inicio / Opinión / CRÓNICA POLÍTICA: Alejandro Murat, ¿el “bueno” para candidato del PRI por Oaxaca?

CRÓNICA POLÍTICA: Alejandro Murat, ¿el “bueno” para candidato del PRI por Oaxaca?

#Opinión

Rosy RAMALES

 

En la praxis priista quien renuncia al cargo de servidos público en ocasión de un proceso de selección interna de candidatos a cargo de elección popular, es porque tiene la venia de la cúpula del partido. O sea, es el “bueno”. Sin la venia, nadie dimite porque se arriesga al desprecio del alto mando y a quedarse sin el puesto en el servicio público, salvo que el dimitente haya entrado en franca rebeldía.

 

¿Cuál es el caso de Alejandro Murat Hinojosa, quien la tarde-noche de este lunes renunció al cargo de Director General del Infonavit? ¿Renunció porque es el “bueno” para la candidatura a Gobernador de Oaxaca? ¿O dimitió en una actitud de reto al PRI y al jefe político de los priistas, Enrique Peña Nieto, en la víspera de la elección interna del candidato o candidata a la sucesión oaxaqueña?

 

Como quiera, es una valiente actitud a sabiendas del riesgo de su cuestionada elegibilidad para competir por la gubernatura de Oaxaca, entidad donde no nació ni tiene la residencia efectiva de cinco años anteriores al día de la elección, por eso los legisladores locales reformaron la Constitución Particular reduciendo dicha residencia, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio revés.

 

Claro, siempre existe la salvedad de que, dado el caso y llegado el momento, sus abogados prueben los cinco años de residencia en Oaxaca del mexiquense o que el ombligo esté en la misma entidad natal de su padre, José Murat Casab, quien fue gobernador en el periodo 2008-2004 y dejó como sucesor a Ulises Ruiz Ortiz; ahora ambos rivales sin cuartel, cuyo encono abonó a la derrota del PRI en el 2010.

 

Por cierto, en su época José Murat amagó con irse del PRI si no le daban la candidatura a Gobernador de Oaxaca, imitando a su amigo Ricardo Monreal Ávila, quien se fue al PRD para participar en la sucesión de Zacatecas y hoy es Jefe Delegacional de Cuauhtémoc, en el Distrito Federal, por Morena.

 

Si mal no recordamos, las renuncias de funcionarios del gabinete del presidente Peña Nieto se han dado a conocer por la misma Presidencia de la República, anunciando casi a la par el nombramiento del sustituto.

 

La renuncia de Alejandro Murat Hinojosa se ha dado en forma diferente. No hubo anuncio público oficial y formal. Más bien se conoció por un mensaje en la cuenta de Twitter del Infonavit, y después en notas en medios de comunicación donde se dio cuenta de la existencia de una misiva del dimitente a los órganos de la institución que presidió desde el inicio del sexenio del presidente Peña Nieto, con quien trabajó, incluso, desde cuando éste era gobernador del Estado de México.

 

La renuncia de Alejandro Murat a la Dirección General del Infonavit ocurre además entando el presidente Peña Nieto de viaje en Francia, en la reunión COP21. ¿O ya había regresado? ¿O su colaborador lo enteró de la renuncia con anticipación?

 

Claro, todo lo extraño en la dimisión de Alejandro puede ser apariencia ex profeso de aligerar dados cargados.

 

Es evidente que Alejandro Murat renunció al cargo para entrar al proceso interno de selección del candidato (o candidata) del PRI a la gubernatura de Oaxaca, a menos que haya decidido participar por otro partido político, o tenga una mejor oferta de puesto en el gabinete federal, o haya optado por tomarse unas vacaciones por tiempo indefinido.

 

La dimisión se da precisamente cuando faltan solamente días para el vencimiento del plazo exigido por la Constitución oaxaqueña para que los servidores públicos, como en su caso, se separen del cargo “en forma definitiva” por lo menos seis meses antes del día de la elección.

 

Por eso, cabe preguntar: ¿Alejandro Murat es el “bueno” del PRI para candidato a Gobernador de Oaxaca?

 

Como decíamos inicialmente, en la praxis priista, la renuncia de Alejandro se ha entendido como un destape, sin que los demás aspirantes puedan hacer nada ante una decisión tomada por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI o, para mayor precisión, por Peña Nieto como jefe político del priismo.

 

Cruzando información con los cuartos de guerra de varios aspirantes, en ningún caso se dan por enterados de que Alejandro Murat sea el “bueno”. ¿En verdad o están oponiendo resistencia?

 

Si Alejandro es el “bueno”, en la praxis priista no tardará en darse el respectivo reconocimiento por parte de los demás aspirantes a la candidatura del PRI a la gubernatura oaxaqueña: El senador Eviel Pérez Magaña, el ex diputado federal Samuel Gurrión Matías, la diputada federal Mariana Benítez Tiburcio, Javier Villacaña Jiménez, Narcedalia Ramírez Pineda y Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva.

 

Y en el contexto de los tiempos legales para la separación del cargo como requisito de elegibilidad, Héctor Pablo también tendría que renunciar al cargo de Director General de Liconsa; si no lo hace, se entenderá la decisión a favor Alejandro Murat o la existencia de un acuerdo político con éste.

 

Y si Alejandro fuera “el bueno”, Gerardo Gutiérrez Candiani tendría cancelada la posibilidad de convertirse en el candidato priista en calidad de simpatizante, a pesar de que el PRI haya ordenado realizar un estudio demoscópico sobre el aún presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

 

Veremos qué pasa en las próximas horas.

 

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

 

 

Revisar tambien

Celulares e infancias en la mira (otra vez).

Pongamos todo en perspectiva // Carlos Villalobos En las aulas de Inglaterra, los teléfonos celulares están ...

A %d blogueros les gusta esto: