jueves , agosto 11 2022
Inicio / Destacadas / Apuestan por artes marciales para hacer frente a la violencia

Apuestan por artes marciales para hacer frente a la violencia

Comunicado

El Colegio CUMA y la Barra Oaxaqueña de Abogados organizaron la conferencia en línea “Defensa personal de mujeres para mujeres”, impartido por Maricruz Hernández Guzmán, representante para México de MIWSD

Oaxaca, Oax.- Con gran satisfacción se llevó a cabo la conferencia en línea “Defensa personal de mujeres para mujeres”, impartido por la profesora Maricruz Hernández Guzmán, representante para México de Magda Institute Women (MIWSD), de los Ángeles, California.

En el evento realizado de forma digital se contó con la participación de las personalidades:

Lic. Saúl Alberto Ángel Villareal, Presidente de la Barra Oaxaqueña de Abogados y Pasantes de Derecho Independientes Asociación Civil; de la Profesora Maricruz Hernández Guzmán, Representante para México de MIWSD; de la Maestra Julieta Consuelo Cruz Pulido, Directora General del Colegio “CUMA”; así como del Mtro. Carlos Perezcampos Mayoral, Director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

La ponente explicó que la violencia contra las mujeres y las niñas constituye una violación de los Derechos Humanos que ha sido perpetuada durante décadas. Es omnipresente, pero no es inevitable, a menos que persista el silencio.

La cultura de la violación se da en entornos sociales que permiten que se normalice y justifique la violencia, y en estos entornos se alimenta de las persistentes desigualdades de género y las actitudes sobre el género y la sexualidad. “Poner nombre a la cultura de la violación es el primer paso para desterrarla”, dijo.

Señaló que cada día existe la oportunidad de examinar los comportamientos y creencias en busca de los sesgos que permiten que siga existiendo la cultura de la violación. Cómo defines la masculinidad y la feminidad, y cómo influyen tus propios prejuicios y estereotipos.

Desde nuestra actitud acerca de las identidades de género hasta las políticas que apoyamos en nuestras comunidades, todo el mundo puede tomar medidas para luchar contra la cultura de la violación.

Cada día somos blanco fácil de miradas, comentarios, chiflidos, bromas pesadas, palmadas, etc. En la calle, en los bares, en las comisarías, en el trabajo, en las casas, en la tv y en cualquier lugar adonde estemos, refirió.

Expuso que esta situación cotidiana es el fruto y el alimento de una propaganda cultural que educa un imaginario en el cual la sexualidad y la violencia coinciden. “Es

un problema social y cultural. La causa radica principalmente en la educación autoritaria patriarcal de la que todos y cada somos cómplices”.

Puntualizó que el miedo y la rabia producen adrenalina en el cuerpo, ésta aumenta la fuerza física, y si aprendemos a utilizarla puede ayudar a defendernos. “El pánico se desarrolla a través de la falta de oxígeno en el cerebro. Para superarlo es necesario que intentes tranquilizarte y respires lentamente tomando aire por la nariz y soltándolo por la boca”.

Emitió las siguientes recomendaciones para actuar ante la violencia:

– Confía siempre en tus sensaciones, por más que no haya signos explícitos de violencia.

– Toma conciencia de lo que demuestra tu actitud corporal, si no te sientes segura, puede que el agresor lo perciba y tome provecho de eso.

– Establece los límites de tu espacio personal y no permitas nunca que sean invadidos.

– Los roles de víctima y de agresor son complementarios. Si te ubicas en el rol de víctima estás confirmando el rol del agresor.

– Conocer las posibilidades de nuestro cuerpo y empezar a desarrollar los músculos nos da la posibilidad de sentirnos con mayor seguridad, confianza y autonomía.

– La actividad física en sí es generadora de salud, renueva, hace circular la energía y nos otorga mayor equilibrio físico y mental.

La profesora Maricruz Hernández mencionó que son muchas las condiciones culturales con las que nos encontramos día a día que nos hacen reprimir la voz y nos incitan a quedarnos en silencio. Trabajemos internamente para que esa voz exprese nuestra bronca, angustia y hartazgo.

La voz aumenta nuestra fuerza emocional y física y es elemental para la autodefensa. Cuantas más mujeres hablemos, gritemos, insultemos y rechacemos los abusos, menos vulnerables seremos frente al agresor.

Nuestro cuerpo habla por sí mismo, la actitud corporal que adoptamos demuestra nuestros pensamientos, sentimientos y emociones. Por eso es necesario animarse a adoptar una actitud corporal firme que refleje lo que nos pasa internamente. Si sentimos que sí, es ¡si!; si sentimos que no, es ¡no!, y el otro tiene que verlo expresado en todo nuestro cuerpo.

Con sólo una mirada se puede decir mucho y la actitud del otro puede cambiar de acuerdo a ella.

Es importante registrar si estamos transmitiendo bien nuestros deseos como para poder también identificar cuándo no son respetados, aun habiéndolos manifestado.

En 2020, la Covid-19 ha trastocado nuestras vidas en casi todos los sentidos y en todas partes. Los países han impuesto confinamientos y restringido la circulación de personas para contener la propagación del virus. A medida que se cerraban las puertas y se iniciaba el aislamiento, comenzaron a aumentar las denuncias de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, en particular la violencia en el ámbito privado.

En ese sentido mencionó que la pandemia de la violencia contra las mujeres no es nueva. Incluso antes de la aparición de la pandemia de Covid-19, en todo el mundo 243 millones de mujeres y niñas habían sido maltratadas por sus compañeros sentimentales en el último año. Ha intensificado la violencia, que se ha visto agravada por una reducción de los servicios de apoyo y del acceso a la ayuda.

En este momento en que conmemoramos la campaña anual de activismo contra la violencia de género, mujeres se une a sobrevivientes, activistas, responsables de la toma de decisiones, el sistema de las naciones unidas y personas de todo tipo para destacar la necesidad de financiación, servicios esenciales, prevención y datos que propicien respuestas mejor fundamentadas.

Poner fin a la violencia contra las

mujeres, asunto de todas y todos

La representante para México de Magda Institute Women, la profesora Maricruz Hernández, resaltó que para combatir la violencia contra las mujeres es necesario lograr un cambio de forma segura y efectiva.

Cuando una mujer comparte su historia de violencia, está dando el primer paso para romper el ciclo de maltrato. Debemos garantizarle el espacio seguro que necesita para hablar y ser escuchada.

Las sobrevivientes están alzando la voz más que nunca y todas y todos podemos hacer algo para asegurar que se les haga justicia.

Las artes marciales son el conjunto de deportes cuyo objetivo es someter o defenderse en luchas cuerpo a cuerpo sin ningún tipo de armamento, más allá de las partes del cuerpo y algunos complementos para protegerse a uno mismo o al contrincante.

Los beneficios nos aventuramos a probarlas. Aprender defensa personal, fortalecer la mente, estimular la autoconfianza, instaurar disciplinas.

La generación más joven determina la manera en que esta piensa sobre el género, el respeto y los derechos humanos. Inicia conversaciones sobre los roles de género a una edad temprana y cuestiona los rasgos y las características tradicionales asignadas a los estereotipos a los que niñas y niños se enfrentan constantemente, ya sea en los medios de comunicación, en la calle o en la escuela, y hazles saber que no hay nada malo en ser diferente. Fomenta una cultura de aceptación.

Habla sobre el consentimiento, la autonomía física y la rendición de cuentas a niñas y niños, escucha también lo que tienen que contar sobre su experiencia jóvenes activistas con información y educarlos sobre los derechos de las mujeres, podemos construir un futuro mejor para todas y todos.

El principal camino para acabar con la violencia de género es la prevención

Esto incluye, por supuesto, un cambio global en la forma de ver las relaciones entre mujeres y hombre un cuestionamiento de los roles sociales y estereotipos, del lenguaje, concluyó.

Al finalizar esta conferencia, la Maestra Julieta Consuelo Cruz Pulido, Directora General del Colegio CUMA, reiteró su interés por brindar proyectos que contribuyan a la formación intelectual de los participantes.

“De parte de una servidora, refrendo el firme compromiso de hacer de nuestro Colegio una institución de excelencia académica. Es propicia la ocasión para expresar nuestro más sincero agradecimiento a las instituciones que respaldaron nuestro proyecto académico: del ámbito privado, a la Barra Oaxaqueña de Abogados y Pasantes de Derecho Independientes A.C., y a Magda Institute Association; del ámbito público, a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UABJO”.

La Maestra Julieta Cruz exhortó a los participantes a poner en práctica los conocimientos adquiridos en la conferencia y abonar desde su trinchera en el combate a la violencia contra las mujeres.

Revisar tambien

La adopción será un derecho de los menores de edad y no de quien adopta

Durante la sesión de este miércoles, el Pleno también abordó temas de gobernación, transparencia, igualdad ...

A %d blogueros les gusta esto: